Conferencia


Musica para rezar, música para bailar, música para llorar

Con respecto al resto de Europa occidental, España es diferente. También en su música tradicional. Por la que respira música de origen grecopersa y bizantina, hebrea, cristiana y musulmana, cruzada de hindú, de gitana y de indiana. Entre la región indopakistaní y España, pasando por Oriente Medio y Próximo y el Mediterráneo, sucesivos imperios cantaban y rezaban con la música que se extendería por Occidente en la era cristiana y que sólo en el folklore español se mantendría después de la reforma gregoriana. Cuando oímos cantar una rondeña, una caña, una taranta o una siguiriya, no ya siglos de música, sino milenios de nación entran por nuestros oídos y empapan el alma de nuestra alma. O cuando vemos bailar brazos y manos por soleá, o burlar con su falda trasera la bailaora que se aleja con su bulería, o zapatear posesos los hombres la siguiriya... milenios de canto, de baile y de danza nos asisten, porque son milenios de canto, de baile y de danza los que, rezando, bailando y llorando, en el flamenco habitan.
imagenesconferenciantes/5.jpg
Génesis García