Paseo a Dos


Discos
David Peña Dorantes
E-motive Records, 2016
Antonio Nieto Viso


Al cierre de este año 2016, voy a comentar para todos ustedes, este genuino trabajo discográfico de Dorantes, un pianista con un excelente presente y un brillante futuro como consecuencia de su alta cualificación artística buscando nuevos caminos en la inspiración dentro del Flamenco. A sus 47 años, atraviesa una maravillosa etapa en la que nos demuestra que tocando el piano flamenco es un virtuoso que impresiona positivamente por lo personal y armonioso en su exposición.




Viene a colación todo esto con lo que digo en párrafos precedentes, porque el primer corte de este Cd. por bulerías, revoluciona lo musical que ha sabido combinar con el jazz, pero dándole su sitio correspondiente a estos géneros que llevan años conviviendo. Tanto en el inicio, como en los ocho temas siguientes merecen nuestro aplauso y respeto.

Dorantes, que tocó por primera vez un piano siendo un niño en casa de su abuela paterna la recordada “Perrata”, se adentra en la malagueña con su señorío y poder, con el pensamiento puesto en sus ancestros familiares con bordados musicales que entusiasman a los que tenemos la dicha de escucharle.

A conciencia, me he detenido más de lo normal para disfrutar “Entre dos rosas” que cobijan agradablemente a una guajira, con el mérito añadido de respetar la originalidad ortodoxa de hace muchos años implícita en la guitarra, a la que ha seguido como referencia.

David Peña, se manifiesta aquí con sus muchas horas de estudio, donde pienso que radica el secreto de los grandes músicos. La sensibilidad del terruño lebrijano con los duendes invisibles a su lado hacen posible el bautizo del Cd. con el nombre de “Paso a paso” que nos envuelve ahora con el compás de la soleá, que con sus manos sobre el piano busca lo flamenco para reencontrarse con sus antepasados mediante la perfección y reconocimiento entre los mejores de la actualidad, que por cierto no son muchos.

Con el garrotín y la liviana, se adentra en los golpes de efecto para incentivar a los que se acercan al Flamenco, sean o no aficionado, ya que sonidos extraños se desarrollan a una velocidad increíble, no desmerece su intuición momentánea, sin que por ello tenga que repetirlo en otras ocasiones. Aquí y ahora, siempre será bueno tenerlo guardado en la memoria.

La seguiriya tiene un sitio de honor, porque después de variaciones distintas conviene volver a la realidad de uno de los más importante palos del Cante. Honor que pienso que Dorantes pone el acento en las creaciones y recreaciones de artistas que están en la historia. El piano con notas de gratitud y respeto nos hace sentirnos privilegiados por compartir estos momentos con el músico.

Avanzamos para encontrarnos con los tangos, que intuyo que son de su creación personal con la novedad añadida de los arabescos sonando en este otoño lluvioso, que nos lleva a la rondeña cargada de leyendas que el piano se encarga de recorrer el paisaje peculiar de este rincón malagueño bellísimo en su orografía.

Para la despedirse, ha buscado un tema libre sin ninguna atadura que él lo llama “Amanecer” buscando entre las distintas posibilidades para encontrar la manera de agradar a todos con falsetas libres, pero lo más importante, sin salirse de los cánones del Flamenco, al que Dorantes ennoblece con su piano bajo su autoridad musical.