La vida del artista


Discos
Argentina
Luismi P. y Sony Music, 2017
Antonio Nieto Viso


Muy atentamente, he escuchado el nuevo trabajo de Argentina bautizado como “La Vida del Artista”. La cantaora Argentina María López Tristancho, es una interesante artista que ha venido para quedarse, pertenece a una nueva generación con otras inquietudes de acuerdo a los nuevos tiempos que vive el Flamenco; aunque ella no ha perdido de vista lo clásico para conformar y expresar sus sentimientos como cantaora.



Un gran equipo humano, en el que han intervenido, músicos, letristas, guitarristas, palmeros, coros, piano, contrabajo, y flauta de bambú, etc. han aportado lo mejor para alcanzar la perfección de este Cd. que desde hoy tiene un lugar preferente en nuestra discoteca.

El esmero, la constancia, y la perseverancia, han dado como resultado el éxito a lo largo de los dieciocho temas que conforman lo positivo en todos los aspectos. Lo bueno de lo antiguo, y la vanguardia en el horizonte, le marcan la continuidad como razón del compromiso personal para que suene el Flamenco clásico y el de la más reciente actualidad, sociológicamente hablando.

El compromiso como cantaora está presente en todo momento. Por poner un ejemplo, arriesga en el corte número cinco con el “Elogio a Morente”, donde la voz desgarrada de Juan Diego, llora la pérdida de un genio que abrió para el Cante nuevos horizontes. El rapsoda se lamenta y protesta al mismo tiempo la rebeldía y la incomprensión resultante de la muerte inesperada de Enrique Morente, acaecida a las 16´40 del 13 de Diciembre de 2010.

Cantidad, calidad, y variedad actual se van acumulando. En octava posición nos atrapa el fado, esa música del folklore de Portugal, que reluce con todo su esplendor con las melodías más atractivas que podamos imaginar, contando con la colaboración del pianista Julio Resende para atraer a todos.

En las mismas circunstancias, otro estilo que nada tiene que ver con el Flamenco, caso del tango argentino. La cantaora, sabido hermanar con lo que creó Carlos Gardel, del que se dice que cada día canta mejor, a pesar de que murió en accidente de aviación en 1935. A mi juicio, estamos asistiendo a la internacionalización de nuestro Flamenco para que el tiempo y las peripecias de la vida ponga cada cosa en su lugar, que puede ser el principio de nuevos estilos.

Tener éxito y convencer al mismo tiempo, no es nada fácil, Argentina María lo ha conseguido, es polifacética, y lo demuestra cuando deja entrar en el juego la música clásica a través del Polo de Manuel de Falla. El compositor gaditano y músico universal es recordado con armonías envolventes creadas por la voz y el piano, que maneja Ricardo Zanón.

De manera muy inteligente, ha sabido engrandecer la parte netamente flamenca. La cantaora ha ido directamente a la fuente pura de las grabaciones que ya están en la historia por su alto contenido, además con la virtud añadida de letras armonizadas para que los cantes básicos no pierdan su esencia.

A través de las excelentes fotografías de Argentina María, que han captado la cámara manejada por María Luna, se ilustra el libreto informativo, una guía para seguir tema a tema la soñadora mirada de una artista que quiere seguir valorando el Flamenco sobre un proyecto hecho realidad de este y anteriores trabajos. El futuro, Dios mediante está en sus manos, habrá que seguirle para comprender su cante con sus correspondientes avances.

En resumen, todo globalizado para hermanar con temas internacionales la búsqueda de referencias para el corto y medio plazo, por ahora.

La parte netamente flamenca, comienza con unos tanguillos de Cádiz sobre una letra de Benjamín Prado, que resulta atractivo y atrayente al mismo tiempo.

Entre lo mejor de todo esto, está “La Vida del Artista” que da título al Cd., las esencias de la tradición de una guajira expresada solemnemente sobre lo que nos dejó en discos de pizarra el gran Cayetano Muriel, y que luego ha continuado Luis de Córdoba. Esta versión, fresca y agradable, merece nuestro reconocimiento y el más sincero de los aplausos, que es lo que más motiva a los artistas.

Con la colaboración especial del guitarrista Santiago Lara, homenajea a la soleá de Triana con una introducción vanguardista para una nana que suena a grande con los buenos arreglos artísticos incorporados.

Con unas modernas bulerías, escritas por Luis Miguel Baeza, le rinde homenaje a su abuelo materno, el Maestro Carretero, para dejar constancia de que otra forma de cantar por fiesta es posible desde el respeto al testamento del pasado.

En este excelentísimo Cd. hay una perfecta dirección, que ha sabido situar a los coros en los pasajes adecuados de los fandangos de Huelva, que por su novedad interpretativa creará precedentes ante tanta belleza, lo digo, aunque la palabra belleza pueda ser excesivamente utilizada para definir a esta obra, es lo que procede decir.

Con los arreglos de Joan Albert Amargós, disfrutamos escuchando la mariana, que se nota que ha seguido la senda para encontrar su versión en lo que nos legó Bernardo El de los Lobitos en la Primera Antología del Cante Flamenco.

Argentina María, es una mujer joven, pero plenamente cantaora en la seguiriya en la que percibimos algunos ecos jerezanos de Tía Anica la Piriñaca, y que remata para completar la faena con la cabal de Los Puertos.

El Romance de Flores y Blancaflor, perfectamente remozado, significa otra rica versión personal de un estilo que corre el serio peligro de quedar relegado a su audición como reliquia en alguna que otra antología. Aquí, el romance coge fuerza con el añadido de los coros para que pueda ser cantado en los conciertos, y que el público lo reciba con agrado.

Me gustan, y me atraen al mismo tiempo, los tangos fabricados sobre el malabarismo vocal y el compás que envuelven al auditorio con letras muy bien construidas de una bella historia de amor entre dos gorriones que se unen en matrimonio.

El tema “Viejos oficios” es otro revulsivo que comprende respectivamente la temporera y los cantes de trilla. Bellamente cantado, le ha devuelto el brillo a los ya viejos arados y trillos, que se pueden contemplar como piezas de los museos etnológicos de una época ya superada por la moderna maquinaria agrícola. Acierto pleno sobre la diana de la pureza y la tradición, que en algo más de cuatro minutos describe unos pasajes en pleno contacto con la naturaleza bajo un sol de justicia que soportaron nuestros antepasados.

Los fandangos naturales, que creó el Niño León, son otra manera de demostrar el absoluto dominio para recorrer toda la geografía del Cante con un talento increíble en los tercios subsiguientes sobre lo que creó Rengel y Pérez de Guzmán. Aires onubenses como homenaje a la tierra que la vio nacer.

A los artistas del Flamenco Dios les concede el privilegio de la voz, los elige, pero eso no es suficiente; hay que estudiar los palos, trocearlos, y volverlos a reunificar para luego ofrecerlos al público, que a veces tiene la última palabra. Eso es lo que resulta de todo esto con la farruca, con la novedad añadida del atractivo sonido nuevo de la flauta de bambú.

Las alegrías de Cádiz, forman parte del indiscutible repertorio de Argentina, en este, y en anteriores trabajos. En esta ocasión, el cante gaditano viene a enriquecer esta modalidad con el estilo que nos dejó Mariana Cornejo, cantaora que tan buenos momentos nos hizo pasar mientras estuvo entre nosotros.

Con letras tradicionales, nos trae a la memoria, entre otros, a “Chocolate” con el taranto de Almería bajo el prisma de la esperanza de contribuir a agrandar este estilo levantino con nuevos matices.

La despedida es apoteósica, ha buscado en sus ganas de vivir y en el futuro destellos de un nuevo amanecer con los aires de Huelva, muy novedosos, pero al mismo tiempo geniales, donde el corazón y su arte le han ayudado a estar muy bien con la sensación de haber aportado novedades al Cante Flamenco.

Son dieciocho temas, cada uno de ellos lleno del espíritu humano y creador de una mujer flamenca para que el oyente los disfrute y siga teniendo la ilusión por aficionarse al Cante durante el transcurrir de este siglo XXI.

Felicidades Argentina María, por este magnífico disco, que tiene el reconocimiento de los queremos, y nos gusta el buen Cante; el de ahora, y del que está por venir de la creación y del talento de artistas como tú..