La taranta, un ej. que desmonta


Libros
Carlos Galán
Revista Música, 2017
Guillermo Castro


Estudio sobre la armonía flamenca
y
concierto de piano flamenco a cargo de Carlos Galán






  • Concierto de piano flamenco de carlos Galán en Homenaje a Paco de Lucía en marzo de 2014
  • Concierto de piano flamenco de carlos Galán en Homenaje a Paco de Lucía en marzo de 2014
  • Con Víctor Monge “Serranito”, tras dirigirle en el Festival de la Guitarra de Córdoba
  • Con Víctor Monge “Serranito”, tras dirigirle en el Festival de la Guitarra de Córdoba
  • Con Víctor Monge “Serranito”, tras dirigirle en el Festival de la Guitarra de Córdoba
  • Cartel Concierto


La Revista “Música” que edita el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y dirige el profesor Ros, ha publicado en este verano de 2017 un extenso trabajo del autor de este mismo artículo, titulado “La taranta, un ejemplo que desmonta los conceptos armónicos de consonancia”. La directora del centro superior, Ana Guijarro, ante el interés reflexivo, formativo e informativo del estudio decidió editarlo por separado en una publicación independiente que cuenta, además, con un comprometido y detallado prólogo del compositor y musicólogo Tomás Marco (que entre otros muchos cargos, fue director del INAEM, Orquesta Nacional de España y Centro para la Difusión de la Música Contemporánea).

Carlos Galán, compositor de larga trayectoria, pianista y director del Grupo Cosmos 21 (que ha cumplido su XXX Temporada), es profesor de Improvisación del Real Conservatorio Superior de Madrid desde 1985 y el encargado desde hace más de tres lustros de la asignatura “Improvisación en la música popular: Flamenco y jazz”. El trabajo, que se encuentra disponible en la biblioteca del centro y que se presentará en público con un concierto el 16 de octubre, realiza un exhaustivo análisis de la armonía flamenca que, a buen seguro, será del máximo interés para el estudioso, flamencólogo, compositor y todo aficionado en general que busque en el lenguaje flamenco las claves que lo han elevado a las máximas alturas estéticas. Indudablemente, el trabajo es de tal minuciosidad que ofrece respuestas a viejas controversias, a la vez que plantea importantes temas de reflexión.

El punto de partida es el encuentro con la taranta, palo que toma como troncal o referente de la familia de los cantes minero-levantinos, tal como los denomina carlos galán. De este fascinante palo, el autor nos da noticia de su enorme riqueza por la cantidad ingente de cantes hermanados (desde cartageneras, tarantos, mineras y todo un sinfín de mixturas con fandangos, malagueñas, etc.), así como por la notabilísima prole de 41 estilos de tarantaque se encuentran registrados. El autor nos descubre la singular conformación del acorde de tónica de la taranta, que está constituido por disonancias superpuestas (choques armónicos generados por dejar las tres cuerdas superiores de la guitarra al aire). Sin ánimo de meternos en grandes tecnicismos, el lector comprenderá que el acorde de tónica es siempre un punto de reposo, llegada y por lo tanto de relajación. Por el contrario, lo que musicalmente denominan los profesionales como acorde de dominante, toma su nombre del carácter dominador de este acorde, ya que exige siempre una resolución en la tónica, con el fin de relajar la tensión generada. Por lo tanto, la lógica (y la tradición) marcan el que la dominante se componga por medio de alturas que creen tensión. Y estas sólo se relajarán al resolver en la tónica.


Encontrarse con la paradoja de que en la taranta sucede exactamente lo contrario (el acorde más tenso es el de la tónica y no el de la dominante), invitó al autor a realizar un profundo estudio de la armonía flamenca. Para ello, hace primero un análisis de lo que entendemos como cadencia flamenca (diferenciándola claramente de la cadencia andaluza que se usó principalmente en el lenguaje clásico). Seguidamente se centra en los acordes que integran lo que el flamenco denomina cadencia resolutiva o sucesión dominante-tónica, omnipresente en malagueñas, granaínas, siguiriyas, soleares, tangos, etc. (este largo etcétera engloba a la casi totalidad de palos flamencos). En este punto, Galán hace un pormenorizado retrato de todas las formas existentes de segundo grado o de dominante, alcanzando 40 conformaciones diferentes, con oportunos ejemplos extraídos del repertorio guitarrístico flamenco. Otro tanto hace con los acordes de tónica, alcanzando la suma de 19 propuestas. Avanzando con el trabajo, dedicará un capítulo extra a detenerse en la decena de formas propias de la tónica exclusiva de la taranta.

La sorpresiva muestra de acordes de reposo que puede llegar a mostrar la taranta en su tónica le sirve para desmentir todos los conceptos clásicos de consonancia y reposo, y en un reflexivo capítulo se dedica a desmantelar la vieja diatriba generada a raíz del manido concepto de disonancia.
Finalmente, el autor propone dos obras de su autoría para ilustrar la enorme riqueza de esta cadencia resolutiva: Requiem, op.87 y Ecos de Taranta, op. 78, Música Matérica XXXI. Ambas composiciones vienen a servirse de esta fascinante propuesta armónica para crear un discurso sonoro de absoluta actualidad y rupturista concepción. (El lector las puede encontrar en los triples cedés “25x25” y “Segunda integral de la música matérica de Carlos Galán”. Ambos se encuentran en el sello Several Records). Requiem, escrito por el fallecimiento de la madre del autor, tiene un carácter procesional y de marcado dramatismo, habida cuenta de su fin estético, y toma como principio generador el ámbito estético de la granaína. Por el contrario, Ecos de Taranta, se sirve de la estructural armónica de la taranta para generar un discurso de poderosa singularidad. Estas dos obras, junto algunas otras del extenso catálogo de Carlos Galán, vienen a recoger la prodigiosa yunta de dos lenguajes de tamaña profundidad y riqueza -y tantas veces enfrentados-, como son el de la clásica y el flamenco.


El jueves 16 de octubre, a las 19h., en la sala Manuel de Falla del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, el autor de estas líneas, Carlos Galán, aunque centrado en exclusiva en la defensa del repertorio más actual, ofrecerá excepcionalmente un concierto de piano flamenco que servirá para presentar esta extraordinaria publicación del centro y, de paso, ilustrar la maravillosa riqueza que atesora esta armonía flamenca que ha dado lugar a tan fructífero estudio. Junto a ejemplos de tarantas y tarantos, malagueñas, siguiriyas, granaínas, tientos y tangos, podremos escuchar “Soleá” de Marco y “Divertimento sobre la farruca” de Galán, obra que el autor dedicara a su amigo Víctor Monge “Serranito”.