Flamenco y Univ Vol. XII


Discos
Esteban de Sanlúcar
Marita Ediciones. Año 2012
Antonio Nieto Viso


Gloria y Memoria a Esteban de Sanlúcar
25 Aniversario de su fallecimiento
Flamenco y Universidad Vol. XII
Marita Ediciones. Año 2012
Autor. Antonio Nieto Viso



Aunque pueda resultar farragoso para algunos de nuestros lectores, con vuestro permiso, creo oportuno destacar a las personas que han elaborado este interesante trabajo de un doble Cd. dedicado al gran guitarrista Esteban de Sanlúcar. En síntesis, una interesante biografía de un personaje que decidió vivir en Argentina, con algunas estancias, como la de Caracas, donde lo trató nuestro buen amigo José Luis Vargas Quirós, que nos ha comentado que Esteban fue una buena persona de trato afable, y con un excelente apetito.


Agradecemos a Rafael Infante Macías, Segundo Falcón, Luis Caballero Polo, Servando Repetto López, Manuel Cerrejón Redondo, y Carlos Martín Ballester, que hayan elaborado con la ayuda de datos y documentos y documentos de una época del Flamenco la biografía de este artista que resulta esclarecedor para conocerlo mejor. Estamos ante una historia rigurosa teniendo presente tanto la documentación escrita, como sonora; una biografía de un protagonista de excepción para el toque.

En el folleto adjunto está la partida de nacimiento de Esteban de Sanlúcar, por la que sabemos que se llamó Esteban Delgado Bernal, nació en el Castillo del Espíritu Santo de Sanlúcar de Barrameda, a las cuatro de la tarde del día 21 de Febrero de 1912. Datos que también podemos escuchar en su propia voz en el corte diecinueve del segundo Cd. La primera parte, la ocupan los cantaores que él acompaño con su toque en las grabaciones discográficas, entre los que están: Canalejas de Puerto Real, Chiquito de Triana, Juan Valderrama, Angelillo, Concha Piquer, y Pepe Valencia, para reflejar con el paso del tiempo el recorrido llevado a cabo el Cante y sus circunstancias.

El entonces niño Esteban Delgado Bernal, con ocho o diez años, era ya un superdotado como guitarrista. A los trece años, se traslada a Sevilla, y con la ayuda del también guitarrista, su hermano Antonio, le introdujo en los círculos del Flamenco de la Venta del Charco donde alcanzó a conocer a Javier Molina, Juan La Macarrona, La Malena, Antonia la Gamba, a las hermanas del Gloria Las Pompi, y la Jeroma. Con todos estos personajes, nos podemos formar una idea de los conocimientos que adquirió en su juventud, los mismos que fue dando a conocer a lo largo de su vida artística que todavía está en la memoria colectiva y en sus composiciones musicales de guitarras que seguimos escuchando debidamente mejoradas por el inigualable Paco de Lucía, que percibimos en, Panaderos Flamencos, Mantilla de Feria, Marismas del Guadalquivir, entre otros.

Se formó como guitarrista acompañando a los grandes de su tiempo como: La Niña de los Peines, Pepe Pinto, Antonio Mairena, Manolo Caracol, El Cojo de Huelva, Manuel Torre, Cayetano Muriel, Fernando el Herrero, Pepe Marchena, Manuel Vallejo, y Enrique el Almendro. ¡Vaya gran palmarés de maestros del Cante!.

La Guerra Civil sorprendió a nuestro personaje camino de Barcelona cuando se dirigía a realizar sus primeras grabaciones discográficas, que aparecieron posteriormente acompañando a Antonio Mairena, Juan Valderrama, y Canalejas de Puerto Real.

Metidos de lleno en su biografía, la clave de la misma está en el año 1944, cuando es contratado por Cocha Piquer. El 1 de Septiembre embarca con destino a Buenos Aires, capital de la que se enamoró nada más llegar actuando en el Colmao Sevilla y en el Teatro Avenida. Tanto le gustó la capital de Argentina, que decidió quedarse allí para siempre.

En tierras americanas acompañó con su toque a Angelillo, Paquita Rico, Lola Flores, Carmen Sevilla, y el Niño de Utrera. Coincidió también con Miguel de Molina, con el que mantuvo una gran amistad profesional.

Esteban tuvo el don de la improvisación en su toque, tanto, que el Niño Ricardo con cierta guasa decía de él que era el Niño de los solitos. Su gran capacidad creativa le llevó a muchas de sus famosas composiciones.

Recorrió muchos países de Hispanoamérica, vivió dos años en Méjico, y doce años en Caracas donde montó una academia de guitarra.

Aproximadamente, en el año 1984 se establece definitivamente en Buenos Aires, en la Avenida Godoy Cruz número 2575, en donde vivirá hasta su muerte acaecida el 27 de Octubre de 1989.

El segundo Cd. es fundamental para analizar su toque lleno de efectividad musical, un pulcro servicio al Flamenco, que va desde las variaciones de alegrías, pasando por los bellísimos Panaderos Flamencos. Forzosamente, hemos de detenernos en el corte trece, que bajo el título de Perfil Flamenco en forma de zapateado se le dedica personalmente a Paco de Lucía.

Con muchísima atención he escuchado varias veces este trabajo del gran maestro. De ahora en adelante tengo otro ídolo en el toque de guitarra flamenca que es, Esteban de Sanlúcar.